Vencejo Real

 

 

 

 

Apus melba 21 cm.

En el acantilado calizo, algunas aves evolucionan a velocidad vertiginosa en la cumbre de la estrecha garganta. Con sus largas alas arqueadas en forma de guadaña descienden en picado dejando oír a veces vibrantes chillidos que el eco amplía: son los vencejos reales, que describen círculos en las cercanías de su colonia de cría.

Incansables, recorren el lugar, capturando insectos al vuelo, que aglutinan con su pegajosa saliva, almacenándolos en el buche para alimentar de vez en cuando a los pollos. A excepción de estas rápidas visitas al nido, casi toda su vida activa se desarrolla en el medio aéreo.

Estival, aparece en nuestras latitudes durante los meses de marzo y abril, con mucha anticipación a la época de cría; una vez realizada ésta, no se va hasta bastante después, ya efectuada la muda posnupcial. En algunos casos puede permanecer hasta la primera decena de noviembre, pero en general marcha hacia sus cuarteles de invierno en Africa tropical en septiembre y octubre.

De costumbres más montaraces que el Vencejo Común, frecuenta sobre todo zonas montañosas de mayor o menor altura, pero también se le encuentra criando en zonas bajas, incluso a nivel del mar.

 

Identificación: Mayor que el Vencejo Común; partes superiores y cola parduscas; partes inferiores blancas con excepción de faja pectoral parda; sexos iguales.

Nidificación: Suele anidar en colonias; nido de paja, plumas y barro pegados con saliva, construido por ambos sexos, colocado en fisuras de acantilados, zonas montañosas y bajo puentes en el llano; a veces en edificios; puesta, en mayo, de 2 a 3 huevos blancos; incubación, por ambos padres, alrededor de 20 días; los pollos, alimentados por los dos progenitores, permanecen en el nido hasta los 60 días.

Alimentación: Insectos y arañas cazados al vuelo.

Hábitat: Montañas y riscos.

Más información: