Tórtola Europea

 

 

Tórtola Europea

 

 

 

 

Streptopelia turtur 28 cm.

Una golondrina no hace verano, pero la llegada de la primera tórtola señala la proximidad del estío. Su dulce arrullo, especie de ronroneo repetido, «rourr-rourr-rourr», se escucha en los primeros días de abril.

Más pequeña que las palomas, fina y nerviosa, sólo deja ver el borde blanco de la cola cuando huye con grandes y entrecortados batidos de alas.

La Tórtola Europea debe defender ásperamente su territorio, y su voz adopta a veces entonaciones belicosas. Delante de la hembra, el macho se agita, con el plumaje esponjado, en profundas reverencias, y luego se echa a volar bruscamente en vertical, y se deja caer, planeando, con todas las plumas extendidas, dando vueltas sobre aquélla.

En septiembre, las tórtolas emigran a África. Vuelan sobre todo de noche en pequeños bandos, mientras que nuestras restantes palomas, también gregarias, efectúan sus migraciones durante el día.

Ave muy común como nidificante en España, particularmente en todo el oeste y sur, la Tórtola Europea se caza tradicionalmente en muchas regiones en los llamados «pasos», vuelos diarios comedero-bebedero y viceversa.

 

Identificación: Grácil, con partes superiores de color rojizo arenoso y pecho rosado; mancha listada de blanco y negro en los lados del cuello; cola larga con bordes blancos; sexos iguales.

Nidificación: La hembra construye una débil plataforma de ramas finas, forrada a veces con raíces, en árbol o arbusto, entre 1 y 5 metros al menos; pone, de mayo a julio, 2 huevos blancos lustrosos; incubación, sobre los 14 días, por ambos padres; los pollos, alimentados por la pareja, abandonan el nido tras unos 18 días, volando pocos días más tarde; generalmente dos crías.

Alimentación: Semillas y grano, pipas de girasoles, frutos y pequeños caracoles.

Hábitat: Monte bravío

Más información: