Pato Colorado

 

 

Pato Colorado

 

 

 

 

Netta rufina 50 cm.

En abril, en las lagunas manchegas, los machos de Pato Colorado cortejan a las hembras, esponjando las plumas de su gruesa cabeza anaranjada. Durante la época de cría este bonito pato suele encontrarse sólo en la mitad meridional de nuestro país. Con frecuencia chapotea en la superficie de lagos y charcas; pero, cuando la comida resulta difícilmente accesible, también puede bucear.

La población nativa española, que puede cifrarse en varios miles de parejas, es con mucho la más importante de toda Europa y se concentra sobre todo en las lagunas manchegas, Albufera de Valencia y en menor cantidad en las Marismas del Guadalquivir. Esta población – que está presente todo el año, ya que pueden verse aves durante casi todas las épocas en las zonas de cría o en otras cercanas – realiza unos curiosos movimientos otoñales, una especie de migración de otoño, que lleva a las aves españolas a zonas tan lejanas como Francia y centro de Europa y regresan antes de que comience el invierno.

 

Identificación: Macho: gruesa cabeza redondeada, anaranjado vivo; pico rojo; gris pardo por encima; pechera, banda ventral central y parte posterior del cuerpo negros; flancos blancos; patas anaranjadas. Hembra: por encima, parda; mejillas y partes inferiores más claras; capirote, nuca y parte trasera del cuello achocolatados; pico pardo negruzco, marcado de rosa; patas rosas o amarillentas. Macho y hembra presentan una ancha banda blanca a lo largo del ala, muy visible en vuelo.

Nidificación: Nido generalmente en el suelo, oculto en la vegetación, no lejos de la orilla; a veces flotante en aguas poco profundas; es un amasijo de raíces, tallos y hojas secas, en forma de cono truncado; puesta, de marzo a mayo, de 6 a 12 huevos crema, sobre una capa de plumón pardo; incubación, por la hembra, de unos 27 días; pollos nidífugos.

Alimentación: Plantas acuáticas sumergidas; insectos acuáticos, crustáceos, renacuajos.

Hábitat: Aguas continentales.

Más información: