Pardela Cenicienta

 

 

 

 

Calonectris diomedea 45 cm.

Es la mayor de las pardelas europeas y cría tanto en las islas mediterráneas como en las atlánticas. En ambas zonas llega a sus terrenos de cría a finales del invierno, procedente de puntos muy lejanos de los océanos. Mientras que en alta mar son silenciosas, en las islas se tornan enormemente ruidosas, sobre todo en las noches oscuras, lanzando un grito que descubre la presencia de su lugar de nidificación. Este grito, ronco y potente, lo emiten también en el relevo del nido, y consiste en un «ia-goua-gouu» que se ha comparado a un gemido y a un lamento horrible y gutural. Crían en colonias.

En España se encuentra en varias zonas del Mediterráneo, entre ellas las islas Baleares y Columbretes; en verano se dispersa por el Mediterráneo occidental y golfo de Vizcaya, donde se encuentra una de sus zonas favoritas de alimentación en el Atlántico norte. Llegado el otoño, las aves atlánticas van a invernar al sur de Africa y parte de las mediterráneas se extiende hasta el golfo de Guinea.

 

Identificación: Grande; partes superiores y capirote pardo grisáceo; a veces, mancha blanca en las supracobertoras caudales; partes inferiores blanco limpio a excepción de manchitas grisáceas a los lados del pecho; sexos iguales.

Nidificación: Anida en colonias; nido en cueva bajo grandes acantilados o en hendiduras de roca, a veces a alguna distancia tierra adentro, normalmente en islas, construido con trocitos de algas, palitos, tallos y hojas de plantas marinas; puesta, de mayo a junio, un huevo blanco, no lustroso, de forma apuntada o ligeramente obtusa; incubación, por ambos sexos, unas 4 semanas.

Alimentación: Principalmente moluscos; huevos de peces y materia vegetal.

Hábitat: Islotes rocosos y acantilados marinos.

Más información: