Gaviota Argéntea Europea

 

 

Gaviota Argéntea Europea

 

 

 

 

Larus argentatus 56 cm.

La habilidad de la Gaviota Argéntea Europea para comer casi cualquier cosa, desde desperdicios hasta jóvenes de su misma especie, ha hecho de ella una de las especies más prósperas y la más abundante de nuestras gaviotas. En muchos países su número se ha multiplicado en los últimos años a causa de la creciente cantidad de desechos comestibles que son un subproducto de la vida moderna, habiéndose extendido también su área de cría. En España sigue siendo, principalmente, un nidificante en zonas rocosas costeras.

En invierno abunda en puertos pesqueros y comerciales. Recorre la línea de la costa en busca de desperdicios y ha desarrollado el hábito de abrir moluscos rompiendo la concha al dejarlos caer desde cierta altura.

En las colonias de cría, repartidas de modo desigual por todas nuestras costas, se muestra ruidosa con gritos lastimeros de «quiáo». En ellas, desde el momento de la puesta, uno de los progenitores debe hacer guardia contra sus vecinos, ya que de otra manera pocos de sus pollos tendrían la oportunidad de empezar su desarrollo, que dura 4 años hasta la madurez reproductora.

 

Identificación: Dorso gris; partes inferiores blancas; pico amarillo con mancha roja; patas rosadas; los jóvenes son de dorso pardo con banda oscura en la cola; sexos iguales.

Nidificación: Nidos en colonias; ambos sexos construyen nido voluminoso, con materiales locales, en el suelo o cornisa de acantilado; pone, de abril a junio, normalmente 3 huevos pardo oliva con marcas más oscuras; incubación, alrededor de 26 días, por ambos sexos; los pollos, alimentados por ambos padres, permanecen en o cerca del nido 1 ó 2 semanas y luego próximos, a menudo ocultos, hasta que pueden volar, unas 6 semanas después.

Alimentación: Desechos comestibles; moluscos; huevos y pollos; peces.

Hábitat: Islotes rocosos y acantilados marinos.

Más información