Esmerejón

 

 

 

 

Falco columbarius

El Esmerejón se lanza pegado al brezal siguiendo cada quiebro y giro del vuelo de su presa, cuando persigue a uno de los pajarillos (bisbitas, pardillos, etc.) que son sus víctimas principales. El macho es poco mayor que un mirlo, pesando apenas un poco más de 100 gramos. A pesar de ello, después de una persistente persecución llega a cazar aves tan grandes como él.

Los Esmerejones tienen una dieta constituida además por pequeños mamíferos, lagartos e insectos durante sus nomadeos invernales, que pueden llevarles sobre pastizales, marismas o costas. En las épocas de migración dependen sobre todo de los pajarillos que se están desplazando hacia sus cuarteles de invierno meridionales.

Esta frágil y audaz rapaz no anida en la península Ibérica, encontrándose sus áreas de cría principalmente en el norte de Europa, de donde proceden las aves de esta especie que llegan en otoño, algunas de ellas en fechas relativamente tempranas. Aunque el número de invernantes es escaso, no por ello dejan de hacerse notar los Esmerejones, ya que realizan espectaculares persecuciones de diversos pajarillos en campo abierto. En esta época se muestra muy solitario o todo lo más en parejas. El viaje de regreso lo suele realizar en marzo.

 

Identificación: Dorso y cola azul pizarra; hembra mayor que el macho, con dorso castaño oscuro y cola flanjeada; ambos tienen partes inferiores fuertemente listadas.

Nidificación: Nidos en el suelo o en viejos nidos de córvidos; puesta, de mayo a junio, generalmente 4 huevos crema con fuertes motas pardo-rojizas; incubación alrededor de 30 días por ambos padres; los pollos, atendidos por la pareja, abandonan el nido a los 26 días.

Alimentación: Pequeñas aves, por lo general Bisbitas, Alondras, Calandrias, Estorninos; algunos pequeños mamíferos y lagartos; pocos insectos; ocasionalmente pollos de aves.

Hábitat: Matorrales y campos baldíos

Más información