Chotacabras Cuellirrojo

 

 

 

 

 

Caprimulgus ruficollis 30 cm.

 

Como otros chotacabras, el Chotacabras Cuellirrojo es de costumbres claramente crepusculares, prolongándose su canto, una nota sencilla o doble que se oye perfectamente desde bastante distancia, repetida continuamente y que semeja una serie de fuertes golpes sobre madera hueca: «pagapagapaga»  hasta bien entrada la noche.

Prefiere regiones de matorral mezclado con arbolado de tipo variado, y no parece frecuentar zonas altas, ya que muy rara vez se le encuentra criando por encima de los mil metros de altitud, al contrario que su congénere, que en muchos sitios habita por encima de ese nivel. Rara vez se posa en los árboles, al contrario de la otra especie. No construye nido, pero aprovecha una ligera depresión del terreno para depositar los huevos en el suelo raso. Su área de cría en España se extiende por casi toda la Península, faltando en el norte y en las montañas, así como en Baleares. Sus puntos de cría son bastante constantes y retorna a ellos año tras año. Ave típicamente ibérica, se encuentra también en el norte de África.

 

Identificación: Bastante parecido al Chotacabras Europeo, aunque de tamaño ligeramente superior; cabeza más grande, franja rojo-amarillenta en el cuello, garganta blanca y cola más larga; macho y hembra presentan manchas blancas en alas y cola, muy llamativas en vuelo; canto característico.

Nidificación: No construye nido; deja los huevos sobre el suelo en regiones secas, pinares, proximidades de zonas arbóreas, por las cuales parece sentir una cierta atracción, aunque raramente se pone en árboles; puesta, de mayo a julio, 2 huevos blanco grisáceo moteados de pardo amarillento y con forma alargada; los pollos son alimentados por la pareja.

Alimentación: Principalmente insectos cazados al vuelo, aunque también captura otros en el suelo, como saltamontes y orugas.

Hábitat: Matorrales y campos baldíos

Más información: