Charrancito Común

 

 

 

 

 

Sternula albifrons 23 cm.

 

 

Los vivos movimientos del Charrancito y sus gritos permiten reconocerlo de lejos: son «ki-ki-kit» agudos y chirriantes, lanzados incansablemente durante todo el día. Como el Charrán Común, esta especie se instala con preferencia en las playas de arena o guijarros de los ríos,

El Charrancito Común cría en las dunas de las costas arenosas o en las orillas de lagunas. Nervioso, sale a cada momento fuera del nido, a la menor señal de peligro. Hasta el final de la cría de los pollos, los intrusos son siempre mal acogidos.

Se podría pensar que los diferentes charranes se alimentan de la misma manera, pero no es así: el Patinegro pesca en alta mar, el Común prefiere las aguas costeras de poco fondo y el Charrancito frecuenta solamente las charcas y estanques. Estas aves se reparten así los diferentes medios, pero han adoptado todas la misma técnica de pesca: una picada brusca sobre los peces pequeños que nadan en la superficie, después de un vuelo cernido de algunos instantes.

El charrancito es el más común de los charranes como nidificante en la península Ibérica, aunque repartido en pequeña cantidad por las costas y la mitad meridional. Las zonas de máxima concentración son el Delta del Ebro y las Marismas del Guadalquivir.

 

Identificación: Frente blanca todo el año; pico amarillo con punta negra; patas anaranjadas brillantes; sexos iguales.

Nidificación: Cría en pequeñas colonias en playas; ambos sexos hacen una depresión en el suelo, y la hembra a veces forra el lugar escogido con chinarros; puesta, de mayo a junio, de 2 a 3 huevos ocráceos con puntos oscuros; incubación, alrededor de 22 días, por ambos padres; los pollos, alimentados por ambos progenitores, dejan el nido a las pocas horas, volando unas 4 semanas después.

Alimentación: Pequeños crustáceos, insectos y pececillos.

Hábitat: Aguas continentales.

Más información: