Codorniz Común

Codorniz Común

 

 

 

 

Coturnix coturnix 18 cm.

Tan ariscas y escondidizas son las Codornices Comunes que difícilmente pueden verse, salvo cuando los perros de caza las levantan en el verano, obligándolas a volar raso una corta distancia. Su canto es muy sonoro y se oye a gran distancia.

Su hábitat normal es el campo cultivado, especialmente sembrados, vegas y pastizales, donde su reclamo puede oírse frecuentemente tanto de día como de noche.

Al contrario que la mayoría de otras aves que también pertenecen al orden de las Galliformes (perdices, faisanes, etcétera), la codorniz es un ave principalmente migradora, aunque con cierta irregularidad. No obstante, las aves que crían en España, distribuidas por todo el país en regular cantidad, parece que se comportan prácticamente como sedentarias, por lo menos en lo que respecta a las más meridionales. Además, esta zona y, en los últimos años, algunas vegas del Guadiana extremeño, mantienen una apreciable población invernante, seguramente debido al cambio efectuado en los cultivos con el reciente aumento del regadío, que les proporcionará alimento y protección adecuados.

 

Identificación: Arenoso castaño encima, más pálido debajo; listas claras en los flancos; listas parduscas en la cabeza y ausencia de castaño rojizo en la cola; el macho tiene larga lista pálida sobre el ojo; la hembra es más apagada que el macho, con manchas negras en el pecho.

Nidificación: La hembra hace un hoyo en el suelo entre mieses o hierbas, finamente cubierto con hierba u hojas; puesta de mayo a julio, a veces en épocas más tardías; usualmente de 7 a 12 huevos, crema pálido, jaspeados con sombras castañas; incubación, de 18 a 21 días, sólo por la hembra; los pollos, atendidos sólo por la hembra, dejan el nido a las pocas horas de nacer y comienzan a volar tras unos 11 días.

Alimentación: Principalmente semillas de hierbas y maleza; también caracoles, orugas.

Hábitat: Cultivos

Más información: