Anade Rabudo

 

 

Ánade Rabudo

 

 

 

 

Anas acuta 56 cm.

La larga y puntiaguda cola a la que debe su nombre es sólo una de las características que hacen inconfundible al macho. Su cabeza color chocolate, dorso gris claro y babero blanco contribuyen a hacer de él uno de los más elegantes patos españoles; la hembra, en comparación, es menos llamativa; como en otros patos, esto contribuye a que pase más desapercibida a sus predadores durante la época de cría. También tiene cola larga, pero no tanto como la del macho, que puede alcanzar más de 20 centímetros de longitud.

Los ánades rabudos andan fácilmente, incluso con garbo, teniendo en cuenta que son patos; vuelan con rapidez, particularmente cuando se les asusta, momento en el que se agrupan con los otros patos que vuelan, para separarse rápidamente de los demás y formar un bello manojo longilíneo.

Es uno de los patos de todo el mundo que cría en mayor número. En España se reproduce en pequeña cantidad, muy variable según los años, especialmente en las Marismas del Guadalquivir; pero en invierno gran número de ellos alcanza nuestras lagunas, albuferas y marismas.

 

Identificación: El macho tiene larga cola puntiaguda, cuerpo gris con cabeza y cuello achocolatados, pecho blanco y espejuelo verde bronceado; la hembra es castaño especulado con pico gris y cola puntiaguda más corta; en plumaje de eclipse (julio-octubre) el macho se parece a la hembra, pero con partes superiores más oscuras.

Nidificación: La hembra forra un hoyo en el suelo, a menudo en sitio abierto, con hierba, hojas y plumón, puesta, abril; generalmente de 6 a 9 huevos verde oliva pálido, a veces azul pálido; incubación, alrededor de 23 días, sólo por la hembra; los pollos, alimentados por la hembra, dejan el nido al nacer, volando unos 28 días después.

Alimentación: Come en superficie, principalmente plantas acuáticas; algunos insectos , moluscos y gusanos; grano.

Hábitat: Aguas continentales.

Más información