Aguja Colinegra

 

 

Aguja Colinegra

 

 

 

 

Limosa limosa 43 cm.

En primavera, la Aguja Colinegra presenta un plumaje de colores vivos y contrastados. Más bien silenciosa, no se la escucha apenas más que en los lugares de reproducción.

A veces los machos de la colonia se reúnen para dedicarse a sonoras luchas en vuelo y en tierra. De cara a la hembra, el macho, con las alas levantadas y la cola abierta, excava pequeños hoyos para invitarla a la nidificación. Construyen el nido, más o menos disimulado entre los matojos de hierba, a fin de abril, y pronto lo defenderán sonoramente.

En julio pasan los primeros migradores, deteniéndose en los bordes de las lagunas y marismas. Pescan con el pico profundamente hundido en el fango, y no dudan en meterse en el agua, donde chapotean.

En España hay datos de cría aislados e irregulares. Las citas de crías confirmadas son esporádicas.

 

Identificación: En invierno, gris acastañado por encima, claro por debajo; en verano, cabeza y pecho rojo o castaño-rojizo; ancha banda negra al final de la cola blanca; patas largas; pico recto; en vuelo muestra ancha franja alar blanca; sexos iguales.

Nidificación: Ambos sexos hacen una depresión en el suelo, bien escondida entre espesa hierba, forrada con hierba seca y rellena con hojas; puesta, mayo, 4 huevos verdoso claro a castaño, manchados y pintados de pardo; incubación, 24 días, por ambos sexos; los pollos, vigilados por ambos padres, dejan el nido a las pocas horas , volando tras unas cuatro semanas.

Alimentación: Insectos, incluidos escarabajos, langostas, libélulas; moluscos, renacuajos y lombrices de tierra.

Hábitat: Marismas y zonas palustres.

Más información: